Nuestro Mercurio

He decidido escribirte amante loco

Que no concibo el día sin extrañarte

Me he perdido en tu sombra, en tu ausencia

En ese hueco que existe desde que te fuiste

Ojalá el tiempo pasará

Más rápido de lo que siento que transcurre

Mercurio está ahorita en su sendero por la tierra

Despabila mis sentimientos, mis pensamientos

Desde Mercurio te extraño, desde Mercurio, nuestro Mercurio

No puedo hacer más por esto, más por nosotros

Más por recuperarte

¿La dignidad? Ve tú a saber dónde está

Sé que la deje por ahí, en algún sitio cerca de tus labios

De tus manos, de tu risa y de tus brazos.

Ojalá volviera a mí

Mi dignidad, esa que ocupo para no pensar en dónde estás, cómo estás

Ojalá tu estés muy bien, mientras yo te extraño aquí

Desde Mercurio, nuestro Mercurio.

SUMISIÓN

Es que no comprendo

Que le encuentra de malo la gente a someterse a un alma por amor

Si el amar a alguien nos hace libres

Que de malo tiene que yo mi alma a ti la entregue

Que mientras yo te amo y me respetes

Mi alma está libre

Libre de derecho de ejercer si irse o quedarse

De hacer o no hacer

Que no le veo maldad alguna a someter mi alma a la tuya

Mis deseos a los tuyos

Si tú y yo estamos juntos,

Si el amor persiste y nos mantiene unidos

Somete mi alma a lo que vos desees

Que yo podré hacer por vos lo que queres

Tu excepcional factor común.

No eres tan excepcional en realidad

Tus ojos cafés los he visto por ahí también

Tu sonrisa y labios no son esos que fascinarían a un mundo entero

Quizás tengas una mirada que me inmuta cada que llegamos a cruzar

Pero de ahí en fuera, tú no eres tan excepcional

No maravillas centenares, no te idolatran las muchachas

Podría pensar que el riesgo de un cólera de celos es poco usual

Si no fuera por la forma en la que ríes,

O por tu sutil forma de demostrarme tu cariño

De agarrar mi mano y besar mi frente

Mientras yo siento que mi cuerpo se estremece

Que mi vida se apacigua con tan sólo verte

Si no fuera porque me he perdido en tus labios

Que desde la primera vez que me tomaste en tus brazos

Supe que había estado perdida tantos años

Si no fuera porque caí en picada en quererte

Cariño tu no serías tan excepcional.

El constante camino del descubrimiento

He aquí, con 23 años, tratando de escribir un blog que me permita descubrirme a mí misma.

No es cierto, tengo bastante claro quién soy. Soy la hija de mi padre.

Hay una constante en los descubrimientos que uno va haciendo todo el tiempo, y es esa sensación de satisfacción de que te conoces un poquito más, de que sabes donde estás parada sin importar que no sepas con exactitud hacía donde vas.

¿Por qué digo soy la hija de mi padre?

Mi padre ha sido la persona que ha marcado mi vida, para ver el mundo desde su perspectiva, él dice “Sentimientos a flor de piel, esa es mi herencia para ti”.

Mi padre dice muchas cosas del amor y de la vida, él dice “No creo en el matrimonio, pero creo en el amor, creo en las medias naranjas, creo que sin importar las veces que me hayan roto el corazón, el amor es lo mejor del mundo, es la cosa más maravillosa y si te rompen, te levantas, te reparas, armas tu rompecabezas y estás listo para lo que sigue, no me da miedo amar, porque me sé reponer”.

Así que soy la hija de mi padre, no empeñada en encontrar una media naranja, pero con la inmensa capacidad de mirar hacia adentro, de mirar dentro de mí, de aceptar mis errores, de tener la capacidad de armar mi rompecabezas, de reconstruir las cosas que he hecho mal, de cambiar.

Aceptar que tienes que cambiar, es primordial en la vida, no todas las personas tienen la capacidad de cambio, porque no todas las personas tienen la capacidad de ver hacia adentro de sí mismos.

Así que el constante camino del descubrimiento, es siempre mirar hacía adentro de nosotros mismos, y aceptar, dejar ir, soltar, perseverar, ser feliz, y mejorar, mejora tu vida ahora, porque nadie vendrá a hacerlo por ti.